Sin categoría

!Rafa Benítez, el hombre que come música!

¡ME GUSTA LA MúSICA QUE TENGA CARNE! RAFA BENITEZ!

Por Alfonso Hamburger

El hombre que apareció de pronto en María Bonita- una panadería donde arriba el jet sep sincelejano- tenía pinta de artista. El pelo completo y entrecano, abundante, ensortijado ; sus gafas oscuras en la penumbra de la tarde y su sweter por fuera, jean, chanclas, eran la pinta de un joven. Por lo menos debía ser un hombre bacán, futbolista, entrenador, o músico. Todos movimos la nuca para verlo. Sin quitarse las gafas fue saludando de apretón de mano a los asistentes, seguido de Marco Gómez Jiménez, un periodista amante de la salsa y la buena música.
– Ese es Rafa Benítez, djo alguien.
Había dicho bien, a Rafa Benítez no le gusta que le digan Rafael, sino Rafa, y tampoco le agrada que le pregunten la edad. Dice que tiene veinteicinco. Esos son lo que siente en el interior de su pecho. En su alma de músico, músico de vigor, en todo el sentido de la palabra. Hace muchos años se estacionó en esa, que para él, es la edad ideal. Se ríe. Es pícaro. Sabe que es una figura y aunque en Sincelejo conocen más a Silvestre Dangobd o a Luifer Cuello- de los vallenateros nuevaola- no hay medida de comparación entre Rafa Benítez y estos muchachos, considerados reyes del brincoleo y la música efimera. La que graban hoy y muere mañana.
– ¡A mi me gusta es la música que tenga carne!, dice Rafa.
Y lo dice con la plena convicción de un hombre que nació músico. Desde el vientre de su madre ya cantaba. Un hombre que se ha codeado con las mejores orquestas y músicos del mundo, que ha recorrido muchos paises y que a su edad- no se ha jubilado ni se jubilará, puede tener unos 70 años o más-, no puede equivocarse en sus apreciaciones. Rafael Benítez Tordedilla , de los Benítez de San Antonio de Palmito, no sabe exactamente dónde se marca la línea divisoria de cuando se hace músico y cuando no lo era. Desde niño se vio tocando el timbal y a los trece años ya estaba en una orquesta de fama mundial , cuando se lo llevan para Medellín. Esos fueron sus estudios, percutir en cuanto objeto cayera en sus manos, en tararear música, en andar con músicos y vivir en la música y para la música. Sus palabras y su acento netamente Caribe son musicales y no los ha variado ni porque desde entonces viva en Medellín. Más bien su tono parece cubano. Y su pinta barranquillera. Sus nueve hermanos son y fueron músicos desde que nacieron. Sus padres se los trajeron de San Antonio de Palmito, en el Golfo de Morrosquillo desde niños. Se instalaron en la calle San Carlos de Sincelejo. El ambiente era musical. El viejo arreglaba instrumentos de percusión y cantaba. Allí iban a probar la música que se iba de gira por el mundo. Aquel ambiente fue su escuela y ya no tuvo mas remedio que dejarse atrapar por una carrera que jamás termina.
Los Benitez, tanto de Las Llanadas Corozal ( descendientes de Belisario, con Ramón Dario y tantos otros que andan por el mundo) Los de Toluviejo, con Hermides, y los de Palmito, todos son excelentes músicos, pero no son los mismos. No se sabe cómo no pueden ser familia, si todos son hermanos por la música Universal. Les encanta y la practican desde la música de acordeón sabanera, la vallenata incluso, hasta la salsa, pasando por la charanga, el jalaito, el merengue, el pasebol, todo lo que lleve el rítmo y la melodía. La música fina, de mucho cuidado, sin correr y sis pisadas apresuradas sobre el asfalto.
Es Hermano de Leonel Benitez-¿ Cuándo venite LeoneL?, el que grabó la Banda Borracha y Los sabanales, de los Benítez que anduvieron con Los Corraleros de Majagual y toda esa musiquera sabanera de tanta recordación. Eran los tiempos en que La Sabana era una fábrica mundial de música que se fue esparciendo por todo el globo terráqueo.
Los Benítez han conformado todas las orquestas grandes del mundo, espcialmente en materia de percusión. Fruko, Larreta, Los Piña, Los Corraleros, Lisandro Meza, Alfredo Gutierrez, Calixto Ochoa, y miles de más, han hallado en estos prodigios una impronta.
Amigo personal de Baby Larreta, de Jua Ernesto Estrada y tantos más, Rafa Benítez ha sido un tipo de palabra y constante. Sus proyectos han sido duraderos. Con las orquestas que ha estado, han sido por muchos años.
Ahora anta por Sincelejo de paso, pues vino a despedir a una hermana que falleció, pero no desaprovechó la oportunidad para visitar amigos y medios.
De las miles de ciudades por donde ha vaijado recuerda mucho a Tanerife, España, le agrada Medellín, donde se casó y donde viven, donde encarriló a sus hijos por la música. Ahora comparte el amor de Cali porque su esposa es de allá. Alli parece que encontró el sociego.
Para la emisora de la Universidad de Sucre, de los centenares de exitos que ha cantado y de su autoria, ompartió “El Guisao”, que promociona ahora, “quiero componer un son”, “El son se toca asi”, “Lamento Naufrago” de Rafael Campo Mirando, con nuevos arreglos; “Jala Charanga”, “Comio baila el montuno” , “La Rumba”, “Eloina”, “Y que piensas tu de mi”, “Mi gente”, “NO me vuelvas a Pisa”, “Para Bailar” y “La Guacherna”.
Nota, la entrevista con “Rafa Benitez”, la puedes hallar en Alma Mater, www.unisucrefm.co

Anterior

La historia del himno de Sucre

encuentro1
Siguiente

¿Por qué a Sucre no se lo traga el comején?

Alfonso Hamburger

Alfonso Hamburger

Celebro la Gaita por que es el principio de la música.

1 Comment

  1. 30 abril, 2019 at 1:31 am — Responder

    Healthy Men cialis 20mg price at walmart Cheap 100mg Cialis Pills Cytotec Et Img Buy Canine Amoxicillin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *