¿ Por qué perdió Colombia?

CREDITOS TORRESLos ocho millones que esperan un cambio de actitud en la selección.

Por Alfonso Hamburger

Lo dijo Eduardo Galeano, el fútbol es un estado de ánimo. La parte mental juega un papel muy importante y las circunstancias, los accidentes son vitales en los partidos. Más allá de ese penal comenzado el partido, la expulsión de la Roca Sánchez y el gol japonés, no se desconoce que Colombia jugó su peor partido. Creo que este fue el peor partido en lo que va del mundial de Rusia. Desde entrada observé que la alineación no me cuadró. Demasiadas caras nuevas para encarar el primer partido del campeonato, donde juega el miedo escénico. Son cuatro caras extrañas para una afición que estaba acostumbrada a jugadores que vienen en el proceso y aunque ya veteranos, eran prenda de garantía. Se dice que un jugador está en su máximo rendimiento, en su punto ideal a los 28 años, pero se insiste con Falcao, que ya pasa de los 33 y dejó en l banca a James (24 o 25) y a Aguilar, quien no es titular en sus equipos, pero funciona en la Selección. Y se abusó de carnas nueva, cuando aún no hay un proceso de renovación. Yo, como Pekerman, quien le obedece más a su yerno que a su experiencia, me la hubiese jugado con lo conocido, que le ha funcionado. Mujica, buen conocido, pero en el patio de su casa, entró indeciso, perdiendo los primeros balones y entregando mal, pero mejoró un poco al final. Lerman, otro nuevo, fatal. Davinson Sánchez y Murillo, hacían agua atrás. Se dejaron cabecear de un japonés más pequeño en sus narices. Cuadrado es un jugador a quien hace miles de partidos con Colombia no le sale un pase gol. Juega para el mismo. Puro amague y de aquello nada. Elude a un contrario y no suelta el balón, hace como el burro que ha sido espantado por el tigre, regresa a ver cuál fue el animal que lo espantó y allí mismo cae en los colmillos de un jaguar, que en esta vez era Suzuki o un honda, lo esperaba para gambetearlo otra vez. Y allí moría. Ese jueguito improductivo solo lo ve bien Javier Hernández Bonet, un comentarista tozudo, bruto, a quien las nuevas tecnologías y el nuevo país hace tiempo que le pasaron por encima. Así como ocho millones de colombianos votamos por un nuevo país y ahora nos tocó esperar otros cuatro años para tomar el poder, tenemos que cambiar a esos comentaristas de RCN y Caracol, quienes creen que somos bobos o que estamos viendo otro partido. Siempre tratan de justificar a la Selección cuando juega mal. Querían hacer aparentar que eran los 28 grados de temperatura los que afectaban a nuestros futbolistas, cuando los japoneses, sin tecno mecánica, iban en unas autopistas a más de 100 kilómetros por hora. Los chinitos creo que gastaron más calorías, porque recorrieron por lo menos 20 kilómetros y los nuestros solo los miraban jugar. La Vacca y el tigre, fueron superados por las motos Honda y Kawasaki. Y dejaron en la banca al cordobés Borja, que es mejor que quienes fueron al campo. Además, dejaron por fuera al gordito Cardona, quien les solucionó varios partidos de la eliminatoria. Ahora es que hace falta la puya del Junior, el señor Jimmy Chará.
Queda la esperanza, según dice el Tigre Falcao, que de las derrotas se aprende y que ahora se tienen dos lindas oportunidades ante equipos mejores que Japón, a los que Colombia suele enfrentar con mayor jerarquía. Se enreda con los pequeños y se supera con los grandes.
Esperemos esos dos juegos, para sumar los seis puntos: no hay otra opción.

Alfonso Hamburger

Celebro la Gaita por que es el principio de la música.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Previous Story

¡Encrucijada! ¿Por quién votar el domingo?

Next Story

EN Caimito vive el hombre mas viejo de Sucre