Las Pifias en el foro de Semana

LAS PIFIAS EN EL FORO  DE SEMANA.

– El  senador Mario Fernández se declaró neófito en nuevas tecnologías. Dijo que era asunto de extraterrestres. Cristo García fue a confirmar que estuvo en Cuba.

Mientras el embajador de Chile en Colombia, Ricardo Navarrete, asegura que una de las claves del éxito del desarrollo agroindustrial de Chile ha sido el uso de las nuevas tecnologías, el senador sucreño, Mario Fernández Alcocer, advirtió que no creía en las tecnologías, que nos las entendía, que eso eran cosas de extraterrestres y que tampoco creía en las DNP, que igual  desconocía esos nuevos organismos que todos llevaban la letra P.

Fue, sin duda, la pifia más grande ( ¿O sinceridad?) del foro organizado por la revista Semana y el Congreso de La República en Sincelejo, que estuvo matizado por la impericia de algunos moderadores,  el  nerviosismo visible de conductores, el relajo de las barras que llevaron algunos senadores- generando desorden en la sala- y el sello editorial del popular Juan Martínez, quien terminó tirándole un baldado de agua helada a la Fundación Red Desarrollo y Paz de Los Montes de María ( un desastre para él y algunos) y a la misma Fundación Semana “que se robaron a los Montes de María”. Aquello generó impacto y desorden en el auditorio.

Fue este punto, y el del senador Fernández, los más caóticos del foro y dio la sensación de que las cámaras de la transmisión vía internet de Semana ( que estaba lenta en algunas pares), se apagaban.

No hubo preguntas del público, porque cada quien, asaltados por la enfermedad del microfonitis, acaparó aquel aparatico, para hacer su Show. Dio la sensación de que era un Consejo Comunitario de los que hacía el ex presidente Álvaro Uribe, pero sin la chequera y sin presidente.  Fueron saltando cifras ya conocidas, que organizadas, podrían servir para un documento de planeación, pero nada más. De pronto la frase de priorizar a Sucre en el escenario nacional, pronunciada por el Presidente del Senado, Mauricio Lizcano, salvó el partido.

El representante del Gobernador de Sucre, zarandeado por el periodista Aníbal de Luys Polo no dijo una sola palabra rescatable sobre el programa departamental para la generación de empleo. Fue a sentarse, emperifollado y sacando pecho, ratificó que estuvo  en Cuba a su riesgo y peculio. ¿Y eso a quien le interesa? ¿En que influyó su presencia en los acuerdos? Se preguntaban los de al lado.

Dicen que el narcisismo le está peleando el primer puesto a la diabetes en el mundo. Y con razón.

¿Cuáles serán las conclusiones de la Revista Semana  sobre este foro?

El presidente del Senado, Mauricio Liscano, sostuvo que Sucre es prioridad en la agenda y la directora del DPS, Tatiana Orozco,  se despachó con su propaganda a los 500 hechos de prosperidad diseñados. Sucre tiene apenas 5.

Creo que el primer panel, estuvo flojo tanto en la moderación, como en las deliberaciones. El alcalde Jacobo Quessep, aplaudido en el foro Sabanero (Encuentros y desencuentros), donde estuvo de principio a fin, dejó un vacío, porque parte de las barras se fueron con su salida de este foro Semana. Había algo raro en el ambiente. La gente acá no parece acostumbrada a las recomendaciones de seguridad que se hacen en los auditorios, como si estuviésemos a punto de despegar en un avión.

El senador Fernández dijo que Sucre tenía que abrirse al capital, a la inversión privada ( que es el discurso del Alcalde Jacobo Quessep), pero no habló del agua potable ni para humanos ni para la agroindustria ( que son un saldo pendiente de 30 años bajo el mismo grupo político en Sincelejo), pero tampoco tocó el tema de la industria sin chimenea. Estamos predestinados para una cultura del disfrute y con la evéntica más nutrida del mundo, pero no nos hemos dado cuenta.

Sin embargo, Fernández atinó al cuestionar a la clase política de Sucre ( la más cuestionada y menos dinámica del país, sin una voz líder) y en la que se incluyó acertadamente.

Y en un arranque de emotividad, dijo que no creía en las tecnologías y que le parecían cosas de  extraterrestres.  

Lean lo que dijo  Ricardo Navarrete, el embajador de Chile en Colombia, país que con la derrota de la dictadura en 1988 (con un plebiscito) hoy es líder mundial en agro industrialización: “Una de las claves del éxito del desarrollo agroindustrial de Chile ha sido el uso de nuevas tecnologías. Como nuestra capacidad territorial es limitada, hemos desarrollado una serie de innovaciones, provenientes de la ciencia y la investigación, que nos han permitido aumentar la producción y mejorar la calidad y la competitividad, toda esa experiencia está al servicio de los colombianos” ( Periódico El Espectador, sábado 17 de septiembre).


Navarrete, como  ilustrando a Fernández Alcocer, habló de unas plataformas digitales: “Está Instacroops, una plataforma tecnológica que permite medir y alertar parámetros de clima, suelo e irrigación mediante un novedoso sistema de sensores. Esta herramienta evita el impacto de las heladas tardías, enviando información concreta a los productores en tiempo real, a través de un smartphone, lo que determina cuándo y cómo regar sus cultivos para aumentar la producción al doble, Además, genera un ahorro de hasta el 50 % de agua; y según los cultivadores, un ahorro en gastos operacionales de hasta un 30 %-.”

Y para colmo de quienes asistimos, no solo tuvimos que presenciar como sobrino recibía “instrucciones” de su tío el ex alcalde, sino de las barras que declamaron a Fernández como el único senador que hablaba por Sucre. ¿Qué queda para los que no hablan?

Uno de los panelistas del Gobierno, Daniel Arango, Viceministro de desarrollo empresarial, del Ministerio de Industria y Conmercio, en el primer panel, parece que no tiene ni idea de lo que se cultiva en Sucre, debe ser porque las cebollas y los pimentones que surten nuestro mercado, provienen del Interior del país. Aquello generó murmullo en un público, que como el Sucreño, le gusta deliberar y  hasta sabotear.

Creo, que la panelista más acertada, fue la senadora María del Rosario Guerra, que son cifras en mano, expuso tres o cuatro puntos ( ni ella misma los clarificó, porque cuando ya había expuesto tres dijo que iba por el segundo), proponiendo un Instituto Tecnológico en La Mojana y ratificó aquello de que somos un departamento joven, con un promedio de edad que no supera los 30 años. Pero advirtió que el campo se ha envejecido, lo que es muy preocupante. Además, hurgando donde le duele al Gobierno, anunció que se viene un recorte a los subsidios del Estado a los más pobres en un 30 por ciento. Y para un departamento que come de la mano de los políticos, done el asistencialismo  ha vuelto a la gente perezosa (Familias bajo el sol les llaman algunos), el anuncio es de analizar. “sucrense”, expreso Guerra. El trabajo informal en la capital de Sucre es cercano al 70 por ciento. Esto es insostenible y frena la las condiciones de vida de la población

El senador Julio Miguel Guerra Soto, de poco discurso en el Departamento, con una gordura visible y con un camisón por fuera, defendió su trabajo en el Congreso y mencionó el sí en el plebiscito, que poco fue tocado.

Antonio Guerra de La  Espriella, ya fogueado y con experiencia,  también hizo su show, se despachó con el micrófono, anulando al moderador, aclarando algunos puntos que lo habían salpicado. “Hay otros senadores distintos a Mario Fernández en el Senado por Sucre”, dijo.

Las cifras que fueron saltando en el Foro, que son interesantes, no son nada nuevo, pero valdría la pena reseñarlas en un solo escrito.

Una de ellas, y es que Cartagena, Santa Marta y Barranquilla, son el segundo mercado del país, pero que no las surten Los Montes de María ni la Mojana, como debería ser, sino el eje cafetero y Antioquia.

Coda: El gobernador (e) Cristo García, debió evitarse ese gran esfuerzo de asistir al foro Semana y ha podido enviarnos un Twitter diciéndonos que estuvo en  Cuba en las mesas de negociación con las Farc.

Alfonso Hamburger

Celebro la Gaita por que es el principio de la música.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Previous Story

La Universidad de Sucre fue la que más creció en Colombia

Next Story

EL COMISIONADO DEL DIABLO.