Sin categoría

¿Cuál fue el verdadero Francisco el Hombre?

VALLEDUPAR3

Alfonso Hamburger, Rosendo Romero y Frank Martinez

Crónicas vallenatas:

El día que Pacho Rada dejó de ser Francisco El Hombre!

Por Alfonso Hamburger

El joven que bajaba las escaleras del hotel, con las manos en los bolsillos y la cabeza gacha, pese a que nació en Barranquilla, no podía disimular su pinta rola. Llevaba un pelo ensortijado sin peinar, barbas hirsutas, un pantalón rapé con cinturón y una camisa blanca encajada y masticada por una vaca invisible. No parecía sacada de un closet sino de una botella.
Al ver su camisa arrugada sentí alivio. Antes de bajar a la primera planta, donde esperaba al recepcionista, me había mirado en el espejo, cuidando de que mi camisa, que había viajado medio doblada en un pequeño maletín desde Sincelejo a Valledupar durante siete horas entre pasajeros apretujados y vendedores ambulantes, no estuviera muy arrugada. Me puse el sombrero vueltiao para disimular, pero decidí quitármelo, para no parecer tan parroquiano. Al mirar la pinta del joven, supuse que era Andrés Forero, del Ministerio de la Cultura, a quien no conocía, pero con quien había hablado dos veces por teléfono. Forero, antropólogo, hace una especie de enlace entre el Ministerio y el Plan Especial de Salvaguardia de la Música Vallenata tradicional, incluida por la Unesco desde el primero de diciembre de 2015, en una lista de salvaguardia en forma urgente. La expresión agoniza, como si un gran ovejo retrocediera ante el cambio de las tendencias, lo que preocupa a muchos simpatizantes y compositores. Los Alcaldes, se dijo, son una traba a la hora de aplicar los recursos por impuesto al consumo y otros. Los proyectos se limitaron a solo tres departamentos de la vieja provincia. El Magdalena invirtió más de mil millones el año pasado, pero aun así, hace falta mucho por hacer,
– ¡Tú eres el del Ministerio!, le tuteé.
Al tipo pareció volverle el alma al cuerpo. Había encontrado compañero para ir a la reunión del PES Vallenato.
Atravesamos la carrera sexta de Valledupar con calle 13 B, caminamos media cuadra, entramos por un portón viejo y de repente nos vimos en un patio esplendido, después del pasillo, con mesas vestidas dispuestas en orden y un frondoso palo de mango en la esquina, cuyas ramas copaban casi todo el espacio. Al fondo tres diligentes mujeres preparaban los alimentos. Una de ellas nos trajo la carta verbal. Huevos revueltos, hígado guisado, bollo limpio, suero y café con leche. Yo era el invitado de Andrés, pero en la entrada se nos había unido Frank Martínez, quien trabaja en la memoria visual de Valledupar. Me lamenté de haber dejado mi sombrero en el hotel, porque Martínez lucía uno parecido al de Rosendo Romero, cuando fungía de estatua, mientras hacía de centinela en la entrada de la Casa de la Cultura, tres cuadras más abajo.

ANDRES      Andrés Forero, antropólogo, grupo de memoria de Mincultura.

Mientras esperábamos el desayuno llegaron a desayunar cuatro jóvenes, quienes hablaban muy fuerte y en su estilo cantado. Uno solo de ellos nos saludó como debía ser. Los anteriores me parecieron Inma mables y sin dones de cortesía. Ya empezaba a pegar el calor, máxime porque estos patios herrumbrosos, donde se cuajan verdaderos parrándonos vallenatos, han sido pavimentados, lo que les hace más calientes.
La plaza Alfonso López está en remodelación desde hace un año, pero se cree que en Julio ya esté lista. Valledupar yace en la modorra de un sábado luminoso, con sus historias rancias. Leo la placa de la casa rosada, esquinera, Aquí vivió Alfonso López Michelsen, gobernador del Cesar, entre 1967 y 1970.
Andrés, al ver la plaza y la placa, se aventura a unas fotos con su celular. Era la primera vez que pisaba la ciudad.
***.

Si Rosendo Romero y Tomás Darío Gutiérrez, más conocido como Chico, se sientan a dialogar, es mejor no interrumpirlos. Y eso fue lo que hice, mientras los dos maestros se iban por vericuetos casi inéditos del vallenato. De la flor de aceite o moringa, después de mirar el patio por la ventana, pasaron al café. Todo esta zona de Villanueva y la parte alta, fue cafetera, primero que en el interior del país. Hacia 1850, precisamente cuando irrumpe el acordeón, se producían 80 toneladas de café. Y como la gente siempre busca la zona de mayor producción y de dinero, se fueron a Villanueva, donde llegaron varias dinastías, como los Romero, Los Zuleta, Los Celedón, entre otros. De allí el barrio el cafetal, mencionado en varias canciones.
Gutiérrez habla con seguridad y apuntala sus palabras con sentencias precisas. Son advertencias contundentes. Una dinastía musical no surge de la noche a la mañana, por lo menos han de haber de trascurrir por lo menos cinco generaciones. Las tiene bien identificadas, como la de Los Maestre, Los Zuleta y sabe exactamente quién fue el pionero, con herencias pomposs de la corona.
La llegada del escritor Ariel Castillo, con quien desengrasamos el almuerzo (casi que nos quedamos por fuera, porque la palabra era muy cautivante) le puso un ingrediente más interesante a la jornada.
Tomás Darío Gutiérrez ha tenido etapas bien definidas. Su primera actividad es la abogacía. Es uno de los abogados criminalistas más importantes del país y ahora escribe en revistas indexadas sesudos ensayos dignos de su talante. En este sentido ha sacado presos de las cárceles en que solo él creía, porque las tesis que esgrimió para lograr su libertad ni el propio cliente las creía. De algunos de esos casos escabrosos, de película, casi que se arrepiente, y las historias, de las que rompió los papeles, no quisiera ni acordarse, como la de un menor de edad que cargó con varios muertos , antes de ser acribillado a los 16 años en la cárcel por una guerrillera. El prospecto malogrado cuando niño jugaba con alacranes y cucarachas. Todo un pequeño monstruo, que de no morir tan temprano, quien sabe hasta dónde hubiese llegado su sevicia y derramamiento de sangre.
Durante quince años continuos y cuando los máximos representantes de la juglaría vallenata estaban vivos, aquellos que hacían la conexión entre la realidad , la leyenda y el mito, siendo muy joven, Gutierrez tomó su auto, un Monza último modelo y se fue detrás de esas historias. Fueron tantos cassetes grabados, hoy en peligro de perderse, que alcanzarían para veinte libros. Los que sustrajo de esa investigación, son piezas vitales para los investigadores que vienen después.
Con su carácter limpio, y precedido de una investigación previa, Gutiérrez usaba sus conocimientos de abogado a la hora de des mascarar entuertos, como el día que fue a entrevistar al maestro Pacho Rada, quien se autoproclamaba y aun lo hacen en algunas zonas, como padre del Son y el verdadero Francisco el Hombre. Rada llevaba una vida austera y se había entregado a Dios y vivía muy pobremente, pero cargado de fama en una zona montañosa de Santa Marta, de modo que la primera vez que fue a buscarlo se perdió. En la segunda oportunidad lo halló y lo trabajó. Le dijo que era un señor muy serio, religioso y bueno, para repetir que era el propio Francisco El Hombre. Todos querían ser Francisco el Hombre, máxime cuando Gabo lo había canonizado en Cien Años de Soledad. Después lo endulzó, diciéndole que él ( Pacho Rada) tocaba más que el propio Francisco de la leyenda, que no tenía necesidad de eso. Era una forma de piquería, que Rada había emprendido contra los vallenatos y se había proclamado tigre de la montaña, para infundirle miedos. Al final, Rada reconoció que no era Francisco el Hombre.
La prueba de aquella conversación, yace en varios casetes que están en peligro de perderse. Y es allí donde debe aplicarse el PES vallenato-.
(Continuará)

VALLEDUPAR3
Anterior

De la Flor de Aceite a la Moringa. ( crónicas vallenatas)

majagual 2
Siguiente

!Asi fue la entradilla a Macondo!

Alfonso Hamburger

Alfonso Hamburger

Celebro la Gaita por que es el principio de la música.

2 Comments

  1. 24 abril, 2019 at 1:01 pm — Responder

    Levitra Remedio Real Dutasteride Medication Internet Cialis 40mg buy cialis Name Brand Viagra From Canada Propecia Libido Increase

  2. 29 abril, 2019 at 8:59 pm — Responder

    Cialis Original Online Usa Voltaren Tablet Propecia Cost In Usa cialis 5 mg Cialis Levitra Viagra L Impuissance Cheap Elocon Mometasone Overnight Shipping Internet Shop Overseas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *