Sin categoría

“Yo era un actor gordo que encarnaba a esa asquerosa burguesía”.

“Yo era un actor gordo que encarnaba a esa asquerosa burguesía”.

Dijo en su ultima entrevista.

Por Alfonso Hamburger

QUESSEP
Hace dieciocho años, estando en Francia, José Luis Quessep Esqguerra, recibió la peor noticia de su vida: tenía un cáncer terminal en su cabeza cana. No podían operarlo por la delicadeza del tumor incrustado en su cerebro. Si le extraían aquella masa maligna, si sobrevivía quedaría loco o parapléjico. Tampoco le podían aplicar quimioterapia. Le dieron seis meses de vida, se vino a Colombia y en Medellín lo atendieron como a un rey. Se curó a punta de energía mental.
Aquella fecha de vencimiento se fue alargando, hasta tal punto de que el que hasta el momento ha sido considerado el más grande artista integral de Sucre , logró caminar tranquilo las calles de Sincelejo, donde se refugió huyéndole al Sida, cuando era una enfermedad incurable. Esos últimos dieciocho años, lejos de los lujos y las luces de Bogotá, donde fundó un teatro, tuvo su propio bar y enseñó las primeras voces a Carlos Vives, los dedicó a múltiples facetas.

Compositor, cantante, actor, pintor, curador, ecologista, arquitecto y crítico en materia de memoria material e inmaterial. Decía que ni una sola casa de Sincelejo es colonial. Era orgulloso de ser hermano de Giovani Quessep Esquerra, poeta sucreño candidato secreto a Nobel de Literatura. Estudio danza y teatro en Roma. Sus mejore amigos quedaron en Bogotá.

QUESSEP1
Un día se juntaron en él todas las artes y se convirtió en ser integral, grabó tres LP en Filis , y actuó en varias telenovelas. Lo salvó el arte. Fue crítico de la forma como se ha manejado Sincelejo.
José Luis desafiaba las mañanas neblinosas de Sincelejo caminando como un espantapájaros solitario, hasta que llegó la inseguridad y empezaron los trabajos de la llamada ciudad amable, entonces paró sus ejercicios matinales por miedo de caer en un hueco, fue entonces cuando le reventó de nuevo el cáncer. Ayer 13 de junio, en una de esas mañanas frías y neblinosas, a los 71 años y dieciocho de cargar con el cáncer, sus ojos y su pincel, se apagaron, pero no su voz rebelde, yéndose rabioso con sectores de su propia familia, especialmente los políticos, con quienes prefirió guardar distancia.

QUESSEP4
“No me gusta que mis familiares participen en cargos de poder, porque eso es un limitante”, dijo en la última entrevista.
Su formación fue de tipo universal. Vivió en las mejores capitales del mundo, estudiando artes, después de sus ocho semestres de arquitectura en La Universidad Piloto de Bogotá.
Cuando Carlos vives tenía 17 años, fue a su apartamento y José Luis le dio las primeras luces en materia vocal, pues Quseep había traído las técnicas de Europa. Vives le presentó su Show musical.
Componía sus propias canciones, algunas de tipo ecológico, actuó en varias telenovelas (como Azúcar y Las Juanas), en tiempos en que la gente no hacía más que ver televisión, el teatro hizo el papel de un gordo burgués de la asquerosa burguesía y en medio de la guerra trató de llenar a Sucre de arte, no obstante que una de sus vallas incomprendidas, fue levantada a tiros.
En sus últimos años se dedicó a sembrar árboles en su propio parque ecológico (14 hectáreas llenas de pájaros y matas) y a defender el centro de Sincelejo, que empezó a morirse cuando las autoridades iniciaron una persecuasion a los autos que parqueaban para comprar.
Defensor a ultranza de la ecología, Quessp siempre andaba con la camisa arrugada, porque prefería no plancharlas para ahorrar energía.
Vivió los últimos veinte años en una casa hermosa del centro, cuyos pisos, cielo raso y celosías fueron importadas de Francia e Italia, inmueble tres veces patrimonio, donde vivió su familia proveniente de San Onofre, donde también vivió Don Arturo García y operó el Banco de Sabanas, primera entidad financiera del Caribe sabanero.
José Luis se fue a los 71 años, se fue rabioso y feliz, sin metas, tal como lo hizo David Sánchez Juliao, dejando un pueblo incierto e inculto que ni lo supo entender.
(Ver la última entrevista)

TINO2
Anterior

Se prendió el festival sabanero!

Siguiente

El otro pliegue de la pollera colorá(*)

Alfonso Hamburger

Alfonso Hamburger

Celebro la Gaita por que es el principio de la música.

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *