Inseguridad e intrepidez en Sincelejo!!

Mototaxismo.
Velocidad y alcohol, mezcla faltal.

Por ALFONSO HAMBURGER

Siempre que tomo el servicio de una moto en Sincelejo escribo una historia. Este miércoles, por la tarde, después de tertuliar en El Corralito, de Monseñor Góngora, salí a la esquina de Telecom, en todo el semáforo de la carrera diecinueve, a una cuadra del comando de La Policía,que siempre se roban media calle, a tomar un servicio. Allí se apiñan los mototrabadores a esperar los clientes que vienen del centro histórico. Hasta allí llega la denominada zona de movilidad segura, hoy reducida, disque para ofrecer más seguridad, como si solo dolieran los muertos que suceden en esa denominada franja verde, en la que se prohíbe el ingreso de motos. Es como si los muertos de las zonas marginales no tuvieran dueños. Como si no le dolieran a nadie.

La ciudad está insegura. Los últimos muertos, de a dos, en esta zona, prendieron las alarmas.

Apenas me vieron los motoristas,con mi cara de pasajero, con una bolsa en mis manos vino la oferta. » A la orden,monito», me dice uno.

Eran tres los que estaban en la esquina. Reparo al joven de aspecto zenú, delgado, con cachucha negra, que lo tengo en frente. Tiene cara de sicario, todos son sospechosos. Me muestra su moto negra, sin espejo retrovisor.

–Conoces el barrio Medellín?,le pregunto.

— Si , claro, responde, encaballándose en la máquina, con destreza. Ágil.

Es la segunda moto del día que he tomado. El que me trajo al mediodía era ágil y muy diestro. Se voló el semáforo en rojo a la altura de muebles Jamar en la Avenida Okala, pero lo hizo con destreza, calculando que los vehículos que se aprestaban a pasar aún estaban lejos. Me gustó, porque era más peligroso esperar un nuevo turno en el barullo de autos que embisten por detrás. La moto siempre es frágil e indefensa en un semáforo si está de cabeza para partir.

Este de la tarde también salió muy diestro y conversón. Podrá tener 23 años y vive en la zona sur.

Una vez salió,rápido, tomó por la derecha y adelantó a varios autos,al frente del comando de La Policía,que se tomaron media calzada para ellos,estrechando el trafico en el carril izquierdo. Le pregunté porqué no llevaba espejos retrovisores ni chaleco ni casco. Y se me sinceró. No le gustan los cascos porque son muy calientes y generan piojos.

— Le soy sincero – me dijo, mientras doblaba hacia el barrio La Maria, a la izquierda– porque me accidenté hace dos meses y aún no termino de reparar mi moto.

Al doblar por La María le noté destreza. Es una vía más rápida para empalmar con la Avenida Luis Carlos Galán, desechando el sector del monumento a Las Vacas,que es muy congestionado.


En ese tramo me confesó que la noche del accidente iba borracho,en tres quince,que llaman. Estaba tomado. Eran casi las once de la noche, transitaba por el barrio La Gran Colombia, cuando se halló a un joven apuñalado,que se desangraba en la calle. El joven tenía una cortada a la altura de la garganta. No hablaba sino por señas,mientras se desangraba. Le pedía que lo llevara a un hospital. Otro joven lo ayudó a subir en la moto y casi desmayado lo llevó a una clínica, donde lo dejó. De allí salió para su residencia en el sur, pero conducía muy fuerte, hasta que se le atravesó una camioneta. El conductor puso el direccional para la derecha, pero dobló para la izquierda. Eso lo confundió. No tuvo tiempo de rectificación. De vainas no se mató. Tuvo golpes y escoriaciones varias y su cuerpo voló tres metros. La moto quedó muy afectada. Se reventaron los espejos, que aún no repone. Mientras llegaba La Policía masticó menta para disimular el alcohol. El chófer de la camioneta le achacaba la culpa. La Policía llegó una hora después , cuando el rastro del alcohol se había disipado.

Miraron las cámaras de seguridad y las autoridades le dieron la razón. El conductor de la camioneta tuvo que pagarle quince días de incapacidad laboral y correr con los arreglos de la moto.

Le pregunté por la suerte del joven apuñalado. No se sabe si se salvó o no.

Alfonso Hamburger

Celebro la Gaita por que es el principio de la música.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Previous Story

Ciudadanía cita a autoridades de Sincelejo por inseguridad!

Next Story

! Que suene la Música!