Sin categoría

!Volviendo a mis raíces: ¡El sueño de papi Santiago hecho realidad!

SANTIAGO FUENTES JUNIOR

Por Alfonso Hamburger

Papi Santiago, el nombre que usó el médico Santiago Fuentes Cuello para cumplir su sueño musical, murió con él, pero está a punto de cumplirse, de ser una realidad sus deseos de impulsar el porro y de llevarlo lejos. Santiago Fuentes Cuello seguirá más vigente que nunca a través del porro de salón, de la música y de sus hijos, de sus canciones. Su hijo odontólogo, quien lleva su gracia, Santiago Fuentes Herazo, el junior, está a punto de sacar al mercado un trabajo discográfico que recoge todo ese legado. Ha sido un trabajo paciente, casi que con las uñas, pero con una creatividad y unos legados que le dan toda la fortaleza.
Sincelejo, tierra excelsa en música, ha sido tierra de grandes orquestas y aunque el aluvión de otros formatos parece opacarlo, la Orquesta Colombia Caribe, es un sello que se mantiene, porque la sabana tiene lo principal: Los músicos.
En sus últimos días, que parecían los últimos de su consultorio, porque Santiago Fuentes Cuello se estaba preparando para dedicarse absolutamente a su sueño eterno de tiempo completo como era la música, a los pacientes que iban a consultarlo les ponía (al menos a mí) la maqueta que tenía en su grabadora. Son unos porros en los que mezclaba avances como los logrados en “La Marea” de Moisés Paternina, con la que le dio la vuelta al mundo. Con arreglos de Pacho Castellar ( o Castelar, como suena mejor), donde el bajo hace unos arpegios que se desprenden de lo ortodoxo del porro, La Marea, cantada por Papi Santiago, parecía hecha en República Dominicana o Puerto Rico. La gente, que es amante a lo extranjero, no creía que eso era hecho en Sincelejo, porque se le parecía a Gloria Stefan. La canción aparecía en los TOP diez de muchos países, especialmente en España.
Mientras Santiago Fuentes, el doble de Papi Santiago, el médico, se encerraba largas horas a atender a sus pacientes para pagarle la universidad a los últimos hijos- procreó una larga prole con distintas mujeres-, su música le daba la vuelta al mundo. Allí se estaba perdiendo una plata. Pero no podía aventurarse sin dejar algo ya formado, como era llevar a todos sus hijos al profesionalismo en sus carreras. Estaba a punto de lograrlo, cuando en medio de sus sueños, y con un material compilado en años de trabajo silencioso- también escribía poemas- lo atacó un cáncer. El proyecto de llevar su música al mundo, especialmente el legado del porro, habían quedado aplazado, pero no para siempre.

II

En la casa de los Fuentes Herazo siempre habitó la música. En el barrio Majagual, donde siempre han vivido, vive la música. Los cuatro primeros hijos, todos varones, hacían sus prácticas en el patio o en la sala de aquella casa, pero el médico, quien había estudiado en Popayán y era músico desde siempre, fue celoso. Era estricto. No admitía desafines ni estridencias. Era riguroso con su oído. No sólo escuchaba porros, sino boleros y danzones. Incluso algunos vallenatos. Música de la mejor.
Su hijo mayor, Santiago Fuentes Herazo, quien siguió también la medicina, pero en la rama de la odontología, había nacido en Popayán, pero desde niño lo llevaron a Sucre-Sucre, donde Gabo recogió su magia. Pese a ser hijo de tigre, se considera muy tímido. No es fácil de expresarse con palabras, dice. Pero desde niño tuvo facilidad para la música, sin alardear de ello. Cuando sus hermanos, Carlos, Gustavo, Daniel, practicaban en la sala con Oswaldo Calao y los hijos de Miguel Colón, Santiago se iba al cuarto. Alguna vez cantó desde el cuarto y lo hizo tan bien que fueron a verlo. No fue fácil convencerlo de que se integrara al grupo de Coquibacoa, pero cuando lo hizo se quedó con el puesto. De allí su padre, tras aprobarlo, lo llevó a La Orquesta Colombia Caribe, que había fundado en 1989, donde dio el salto al profesionalismo, con una voz bien modulada, fresca, un poco parecida a la de su padre, pero más recogida, menos gutural. Ya con su padre cantaba todos los temas, pero Papi Santiago, por momentos lo desplazó con esa voz más gutural, un poco arrastrada, y porque la gente creía que era de Puerto Rico.
La propuesta de Santiago Fuentes Junior es ambiciosa, pero sin rebasar el porro de salón clásico, haciendo cambios que no generen dramatismo en el género. Para comenzar trabaja con la memoria del porro, con temas como Arturo García, Fiesta en Turbaco, Los Sabores del Porro y por supuesto, dos temas de Santiago Fuentes Cuello, uno de ellos “América Soberana”. Además deja dos ya grabados en la voz del papá, que estaban inéditos y que saldrán de uno en uno en trabajos sucesivos.
Entre los temas de la cosecha, figura uno donde el médico hace una crítica a los invasores españoles ( América Soberana), quienes se llevaron tremenda sorpresa al ver que los indígenas que hallaron también tenían una fuerte cultura, algo así como La Rebelión de Joe Arroyo en porro.
Santiago Fuentes Junior se estrena como compositor con un tema creativo ( Volviendo a mis raíces), en donde hace un recorrido por los mejores porros clásicos, como el Arrancateta, El Toro Negro, Arturo García, entre otros. Es una fusión que arranca con una especie de chandé, donde los instrumentos hacen una introducción magistral, y después pedazos de los mejores porros, pero sin plagiarlos. Más bien es una exaltación. Bienvenida la buena musica a esta región no tan Caribe, más bien mediterránea.
.

 

NACHO LUNA
Anterior

¡Por qué Nacho Luna dice que le echaron un Maleficio?

Siguiente

This is the most recent story.

Alfonso Hamburger

Alfonso Hamburger

Celebro la Gaita por que es el principio de la música.

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *