Un buen piropo

Les comparto el mejor piropo y la mas precisa descripción que persona alguna haya hecho de mi: cuando no siempre las primeras impresiones son correctas.

Por María Alejandra Pérez Navarro.

Se me acercó con la madurez que no viene sola, sino con los años, acompañado con una inquietante y radiante mirada, de quien se esconde porque lo están persiguiendo, o porque está haciendo algo malo, sus manos eran delicadas y suaves, como las manos de quien no ha pasado trabajos duros, conocí entonces a alguien que imaginé ser de otro modo, un hombre altivo, elegante, creído, como muchos intelectuales, al principio llegó a turbarme lo importante que dice ser para él mismo y para los demás, luego su importancia personal quedó relegada a la sencillez de sus palabras, que ya lo hacían ver como alguien humilde y no como el egocéntrico que aparentaba ser a primera vista, tanta energía en sus palabras lograron que su voz perdiera el sonido y sólo me dedicara a observarlo, mi primer juicio luego de un rato fue que la primera impresión que me causó, la de hombre egocéntrico, había quedado en el suelo.

Vi entonces, lo amable, sincero, y caluroso que es, vi también lo mucho que ha tenido que trabajar para lograr que su nombre sea reconocido por muchos, y que sus escritos tengan tantos reconocimientos, y admiré el sentido estético que ha querido plasmar a partir de la realidad en sus obras, que no están escritas de cuentos inventados sin fundamento, sino que son producto de arduas investigaciones y recuerdos propios.

Conversamos acerca de asuntos personales, de política, de la situación social, etc., y casi morí de la risa cuando me dijo que él imaginaba verme a mí como una mujer bella, y no a alguien como yo, pero luego advirtió que aunque no era bonita, mi personalidad arrolladora recompensaba lo demás, volví a sonreír y aprecié su sinceridad. Hubo silencios, interrumpidos por él, puesto que a mí no se me ocurría nada que decir, él decía que su timidez era innata, yo observaba que su afirmación era falsa, pues me pareció que de tímido no tiene ni un pelo, como en su cabeza, valoré a partir de entonces su embolatada personalidad, agradecí a Dios por ese día y por el surgimiento de una hermosa amistad, en la que el entendimiento, la admiración, el desapego, la sinceridad y la libertad, se convirtieron en los signos que marcaron a partir de ese instante la holgura de ser uno mismo con la persona que tiene al frente.

A partir de ese día, siempre me habla de manera clara y con apresurada impaciencia, no lo he visto hablando con otros, para ver si su tono de voz es el mismo conmigo que con los demás, cuando hablamos muero de la risa con sus ocurrencias, es un soñador, ahora anda con la bulla de ser un cantante famoso, y lo logrará, pues canta muy bien y no en vano ha llegado hasta donde se encuentra, ya grabó varias canciones, que no se escuchan para nada mal, le aplaudo la dedicación y el empeño que tiene para cumplir otro de sus sueños, que es el de la música.

Ésta es ya una amistad, que supera las barreras de la lejanía, la cotidianidad, las ocupaciones diarias y que simplemente una llamada es suficiente para volver a sentir la confianza del primer encuentro.

Alfonso Hamburger

Celebro la Gaita por que es el principio de la música.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Previous Story

Muere la sierra flor I

Next Story

Se muere la sierra flor