Crónicas

¡Por qué Escalona se quedó en Sincelejo?

¡ESCALONA VIVE EN SINCELEJO!
Por Alfonso Hamburger

La ciudad de Sincelejo, con su catedral San Francisco de Asís, donde Vive Escalona

La ciudad de Sincelejo, con su catedral San Francisco de Asís, donde Vive Escalona

esacalona1

El abogado José Domingo Rodriguez Bueno, ESCALONA.

El tema Escalona surge con una pregunta: ¿Qué es lo que tiene La Sabana para los vallenatos que llegan a Sincelejo y no se quieren ir? Se ceban.Este es el mejor mercado, no solo para los cantos vallenatos, sino para los valduparenses o guajiros, que se quedan acá para siempre, pero sin cambiar jamás su acento grave en la garganta y su amor por los cantos de Escalona, Leandro o Moralito. Son muchos los ejemplos, desde Calixto Ochoa para abajo.
En Sincelejo, después de más de veinte años viviendo en el barrio Petaca ( alta Ford) , donde no solo adquirió la casa donde se hospedó cuando soltero, sino la de al lado, al abogado y economista José Domingo Rodríguez Bueno, todos le dicen Escalona. Su nombre de pila solo aparece en sus diplomas y en los contratos que hace como profesional con diferentes instituciones, porque nadie lo llama por su gracia. Escalona es su nombre general. Es un Escalona sin más remoquetes. Le gusta que lo llamen así, aunque su apellido sea otro. Se le ve la satisfacción cuando le dicen Escalona, porque aparte de gustarle, aquel apellido tan emparentado con el vallenato, le recuerda su infancia en Valledupar, en la carrera trece con doce.
Su padre, Domingo Rodríguez, un ingeniero mecánico, regionalista a morir, quien jamás quiso salir de Valledupar, fue de la corte sagrada del reye de reyes Nicolás “ Colacho” Mendoza y Gabo. Su progenitor, ahora de 87 años, conserva una foto donde está tocándole la guacharaca a Colacho, mientras Gabo se solaza en la caja. Eran los tiempos en que el escritor trataba de continuar con el negocio de su padre Gabriel Eligio, quien tenía una botica. Gabo se metía por esos pueblos de Dios, guiado por el médico Zapata Olivella, vendiendo remedios y en donde se encontró con las historias de Cien Años de soledad, especialmente de Prudencio Aguilar, quien pudo ser su verdugo, en una de esas interminables peleas por el honor familiar.
Escalona- O sea, José Domingo Rodríguez Bueno- recuerda que Gabo se fue a una gira mundial con Colacho Mendoza camuflado como cajero, pero en Rusia se les escapó. Gabito se quedó fascnado con Paris y sólo apareció a los tres meses, aparentemente deportado.

escalona3
Todas esas historias vallenatas están intactas en la memoria de Rodríguez Bueno, quien las disfrutó de primera mano en su niñez con parrandas interminables, pero su destino no estaba bajo el palo de mango, sino en Sincelejo.
A los 22 años, en 1982, se graduó doblemente en la Universidad del Atlántico, pues había sido bachiller a los quince abriles en Valledupar. Era un ratón de biblioteca. A esa edad- 22 años- ya era abogado y economista. Llevaba a la par 26 materias. En esa misma década se casa con la comunicadora Social de San Juan Cesar, María Alejandra Fernández Maestre. Tiene con ella su primer hijo, pero el matrimonio solo demora cinco años. Empieza a litigar en Barranquilla y en el primero período del Padre Bernardo Hoyos Montoya, es su asesor jurídico. Se conoce con el periodista Manuel Cadrazco Salcedo, quien era el jefe de comunicaciones. Al parecer el sucesor del cura,Edgar George, traiciona al sacerdote y al mes y se abre. Aunque Manuel Cadrazco se había unido a George, Sucre los uniría para siempre al final del sigo XX.
Un hermano de Rodríguez Bueno, había estudiado medicina con Jairo Romero ( qepd) quien es elegido Alcalde de Santiago de Tolú y por esa relación de amistad el joven abogado llega a Sucre como asesor de aquella Alcaldía tan apetecida por la gran cantidad de recursos de regalías que manejaba. El médico Romero, lastimosamente es asesinado una vez entrega la Alcaldía.
No obstante los difíciles momentos de violencia que vivía Sucre, la música siempre fue un vehículo de unidad y de integración para Rodreiguez. En Coveñas, donde también era asesor, José Domingo departía en interminables parrandas, que ayudaban a ser más viables sus relaciones sociales. Eran tiempos que sólo cantaba canciones de Escalona. Pero había algo que le chocaba. Sucre no era ajeno a una campaña nacional de desprestigio al Maestro Rafael Escalona, su ídolo de infancia. Se decía a voz en cuello, que la mayoría de los cantos de Escalona habían sido compuestos por su madre. Aquello lo molestaba y lo impulsaba a cantar aún más música del hijo de Patillal, de allí que empezaron a llamarlo Escalona y así se quedó para toda la vida. Nadie lo conoce en Sucre por su nombre de pila. Escalona es una impronta. Es un tipo popular.
Lo cierto fue que alguna vez se encontró con Manuel Carrasco, con quien había trabajado al servicio del Padre Hoyos. Cadrazco era alcalde por primera vez de San Benito Abad y no dudó en nombrarlo como su asesor. Escalona, gracias al gusto por los vallenatos de Escalona, ligó con el Alcalde del Municipio de La Unión, quien era amante de la música de acordeón y lo nombra de asesor. Lleva 17 años en el cargo.
En Sucre halló el amor de su vida, pero también Guajira, Dorca Parody, asesora jurídica de la Gobernación de Sucre.
Aunque no olvida Valledupar, dice que a Sincelejo no lo cambia ni por un imperio.
Este Escalona sabanero, como es obvio, ya tiene la maleta lista para el Festival Vallenato, donde no manca una versión, máxime cuando aprovecha para disfrutar de sus padres, que son su mejor reliquia.

escalona3esacalona 3

CARNAVAL, 1
Anterior

!De cómo linchar autores antes del Sábado de Gloria!

julio
Siguiente

Cinco años sin Julio Fontalvo!

Alfonso Hamburger

Alfonso Hamburger

Celebro la Gaita por que es el principio de la música.

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *