CrónicasSin categoría

LAS PIFIAS DE WILFREDO ROSALES…

WILFREDO ROSALES

Como ser humano, Wilfredo Rosales, a quien hace años apodaban la biblia del vallenato y ahora la biblia solamente, no es infalible. El mismo lo dice “Soy una sola gota de memoria en un mar de sabiduría”. Sin duda, se trata de una de las mentes más prodigiosas de Colombia para memorizar fechas, datos, títulos de LP o CD, nombres y títulos de canciones vallenatas. Incluso, sus gestos, su manera de ser y de hablar, son vallenatas. Incluso, su manera de lucir el sombrero, es la de un juglar vallenato. Pero lo cuestionable de Rosales, quien nación en Sincè- Sucre es ponerse a pelear con la prensa cuando le resaltan las reiteradas equivocaciones que tiene en cada una de sus presentaciones, especialmente cuando se trata de recordar músicos de su tierra sabanera. Su disco duro no goza de muchos datos de esta tierra. Y cuando lo consultan, duda, especialmente en la precisión de fechas.
Quienes amamos nuestra sabana, siempre hemos querido que Rosales almacene en su memoria datos de su región y por que le hemos reclamado – muchas veces en broma- ha manoteado como un buey, tirado el sombrero y ha querido cambiar el curso de su memoria. En el conversatorio inaugural del Festival Sabanero de Sincelejo, en la biblioteca del Banco de la República- que no se llama Luis Angel Arango, como dijo el presentador- Le conté quince pifias. Así como va Rosales tiende a convertirse en un buen parlanchín, una especie de comentarista de la música, porque el púbico que lo oye por primera vez, de pronto se abstiene de verlo por segunda vez. Y un investigador, lo primero que hace es desconfiar de la fuente. No se pude decir “ que a mí me lo dijeron”. Su deber, si es investigador, es comprobar el dato. Entonces sí, lanzarlo.
Gabito- y esta comparación es desmedida- suprimió un párrafo entero de su novela histórica “El general en su laberinto”, porque no estaba seguro de que aquella noche en que el general Simón Bolívar salió a pasear con Manuelita Sáenz, había luna llena. Claro, Gabo es Gabo y Rosales es apenas un memorista que graba lo que le dicen, muchas veces sin comprobarlo, aunque los dos tengan raíces sinceanas. Es lo que se puede decir, un dicconario incompleto.
Rosales figura en una lista larga de personas que han querido borrarme del mapa, desde que le reclamé porque no conocía quien era el maestro, Epifanio Montes, el músico más importante y culto de su tierra. Dejo de hablarme un tiempo. Alguna vez desaparecieron de la galería de escritores sucreños la foto mía que allí estaba colgada. De un manotazo, Rosales me cambió por mi primo Ernesto Mac Causland, aunque reconoce que fui yo quien primero lo mostró por televisión. Esa primera vez le cambié el nombre y tuve que hacerle un segundo y mejor programa para rectificarlo.
La Biblia, como se hace llamar ahora que dice estar en un reencuentro con su tierra y al vallenato le dice música de acordeón, creo que debería rectificar su negocio, que es el dato preciso de la memoria, porque si continua en sus inexactitudes, pronto van a dejar de contratarlo o invitarlo, porque entre otras cosas, se ha vuelto muy pretencioso.
Y lógico, así como el primer deber político de un escritor es escribir bien, todo cronista e historiador, tiene la obligación de ser preciso con lo que hace, porque ya hay mucha desinformación en nuestro folclor. Y tocará, con el tiempo, empezar a rectificar tanto dato equivocado, reescribir nuestra propia historia.

Anterior

¿Por qué hay que tocar sabanero en Sincelejo?

Siguiente

SE BUSCA MUCHACHA PERDIDA EN SINCELEJO

Alfonso Hamburger

Alfonso Hamburger

Celebro la Gaita por que es el principio de la música.

4 Comments

  1. EUGENIO MANUEL JIMENEZ MESA
    18 enero, 2017 at 7:09 am — Responder

    Denoto en el señor Alfonso Hamburger un complejo muy grande, este señor se considera más sabanero que cualquier otro sabanero, como si lo sabanero me hiciera más o menos que las otras partes de las diferentes regiones de Colombia. En ningún momento Wilfredo peleó con ninguno de la prensa, usted hizo algunas afirmaciones capciosas, como para hacerlo quedar mal y quien quedó mal fue este señor con apellido que no parece de la sabana. Quisiera corregirlo en muchas impresiones totalmente erradas, pero le aclaro que Wilfredo no tiene esto como negocio, que conoce muy bien nuestro folclor sabanero. Invíteme a su programa, para que me señale cada una de las pifias que ha cometido o que cometió en el conversatorio. Como periodista siempre debes decir la verdad, la objetividad es importante en cualquier periodista o profesión, sea más honesto y reconozca que Wilfredo te ha superado infinitamente. Mi teléfono es 3003778259.

    • GRACIELA MARÍA MORILLO ARAÚJO
      10 noviembre, 2020 at 6:36 pm — Responder

      Excelente comentario, de acuerdo contigo. Que complejo del señor Hamburger, que fastidio le da con los que aman otras músicas

  2. Alfonso Redondo
    18 enero, 2017 at 5:14 pm — Responder

    Pero eso puede ser cierto. Las personas que utiliza.n la memoria para eso tienden a cometer errores. Lo mas honesto es que en el articulo le señale varios de los errores que ha cometidoasi le da credibilifad al artculo. .Porque asi planteado como esta queda como disputas personales. Sin salir a defender a Rosales porque el sabrá hacerlo. Solo con el afán de ser mad objetivo en los señalamientos.

  3. SoySinceano
    18 enero, 2017 at 10:15 pm — Responder

    Tanto veneno que despliega en esas líneas, aprovechando el título de periodista, no son más que el reflejo de una herida suspirante, asfixiada por la envidia que tanto le corroe.
    Una de las cualidades principales de Wilfredo es la humildad y eso nadie lo discute, y ´por eso mismo, seguramente ni siquiera protestará de este intento de libelo infamatorio.
    Produce repugnancia que eso sea escrito por alguien que se autodenomina escritor Sucreño (léase en el texto: «Alguna vez desaparecieron de la galería de escritores sucreños la foto mía que allí estaba colgada.»). Creo que las volquetadas de odio que le llenan el alma por todo lo que se llame vallenato, lo quiere descargar con alguien que lo único que ha hecho es querer a su tierra y a su folclor aprovechando ese enorme talento que Dios le dio, en forma de una memoria prodigiosa,
    Comentarios de algunos que asistieron al evento:
    -«Nojoda, si Wilfreodo sabe más de mi papá que yo mismo»: Chane Meza
    -«Eso que hizo Hamburguer no lo hago ni yo que sólo llegué a segindo de primaria»: Un artista sabanero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *