En medio de la Ñoñomanía, cuentos para cantar

El profesor Robinso Najera, un hombre bien puesto!
El profesor Robinso Najera, un hombre bien puesto!

Banner_ECA(200px200px

Dice Robinson Nájera: “Solo quiero que me dejen contar”.

En Sahagún, un profesor que le canta a los niños.

Por Alfonso Hamburger

El profesor Robinson Nájera Galvis, se deshizo de la tecnología hiriente, de esa tormenta semiótica de las redes sociales, para refugiarse en unas letras sencillas y prácticas, señalando a los niños, como queriendo decir: “Solo quiero que me dejen contar”, que es el título de su más reciente libro.
Y no solo contar, sino cantar, porque los textos de Nájera, actual profesor de lengua castellana de la Institución Educativa Andrés Rodríguez B., otra de las entidades que contribuye diariamente al buen posicionamiento de Sahagún como ciudad cultural del Caribe, tienen ritmo y melodía.
Llegamos a esta ciudad de madrugada, con los micrófonos de Alma Mater de Unisucre FM, en medio de dos vientos contrarios: por un lado la noticia de la silla vacía de Bernardo “EL Ñoño” Elías y por el otro, el ambiente de la semana cultural del colegio mencionado, que la noche anterior, había celebrado con un concurso de porros. Aquí se transpira cultura, deporte y tradición de la buena.
Aquí, en este colegio, apostado sobre siete hectáreas, en las que se yergue un campus ecológico, que ya cumplió 62 años, se inició el Festival Nacional de Cultura, un evento sin igual en el país, no tan publicitado como otros, pero con unos méritos incuestionables.
Los profesores, en una actitud de camarería, se turnan uno a uno al micrófono, al lado del nuevo rector, Michael Alvares De LA Espriella, para celebrar la palabra.
En medio de esa palabra, surgió Robinson Nájera Galvis, quien ofreció su último libro para niños “Solo quiero que me dejen contar”, de edición sencilla, apoyado por los amigos, que él mismo se encarga de distribuir. Son textos que sin tanto empuje publicitario, han ido viajando de boca en boca y de mano en mano, para posicionarse en todo el país.
De ellos, el escritor José Luis Garcés González, director del grupo El Túnel de Montería, dice: “Cuando la vida actual nos entrega su puñetazo amargo, leer estos relatos es creer vigentes la posibilidad de la esperanza y el retorno de todo lo bueno y humilde que alguna vez se depositó en el corazón del hombre”.
Señala que este libro, Nájera, es dueño de una sólida imaginación como en “Aventura de la luna traviesa”, donde la fantasía moldea la realidad; o “El arco iris nació del amor”, que es una narración que destaca la inocencia y la ternura: o “una estrella para Maira”, que además de ser una pequeña obra maestra, es la exaltación de la magia y la bondad.
La literatura para niños, más no infantil, pues éste, según Garcés González, es un término urticante, requiere de un contenido imaginativo y de una escritura precisa y clara.
También, en ese hilar para niños, directo, poético, el reconocido escritor destaca los cuentos “Pasos para inventar el mar” y enamorada y juguetona”.
“En este volumen, en su mayor parte, la frase es corta y directa, sin dejar de ser bella”, apuntó.
Nájera también ha publicado otros textos, como “Aventura de la Luna Traviesa”, cuentos, novela, poemas y cartas- poemas. El escritor barranquillero, Ramón Molinares Sarmiento, dice que Najera nos ofrece del mundo una visión inocente, ingenua y maravillosa. Y sus personajes son generosos, laboriosos, creativos.
Por su parte, Gloria Urueña, sostiene que Najera se permitió fantasear con la inocencia, distinguiéndola de la tontería, la sátira, la ironía y la ignorancia, para dejarla transcurrir diáfana, expandirse y confundirse con el placer.
También sus textos han sido recomendados en el Boletín Cultural y Bibliográfico No 34 de la Biblioteca Luis Ángel Arango, por Miriam Cotes Benítez.
Según ella, estos textos ayudan al niño a aprender a leer en un país donde los infantes, según el Ministerio de Educación, cuando se enfrentan a un texto solo pueden responder preguntas que tienen que ver con aspectos meramente literales.
La crítica, sin duda ha sido leal con Nájera. El comunicador social, Alberto Martínez Monterrosa, lo compara con Gianni Rodari, un escritor Italiano, quien usaba dos ventanas para narrar, una grande y una pequeña, especialmente esta última, para legar una obra infantil que muchas veces le tuerce el pescuezo a los clásicos.

Alfonso Hamburger

Celebro la Gaita por que es el principio de la música.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Previous Story

¡Prestadme los niños para vender una mula coja!

Next Story

Los cuentos del Sabas